• Cascanueces

Éxtasis del Arte

Una reflexión sobre la Semana Santa de Valladolid

"La Sexta Angustia" (Gregorio Fernández - 1616) Museo Nacional de Escultura, Valladolid


Más allá de la opinión que sobre el asunto religioso cada cual pueda albergar (cuestión que debería concernir a la esfera más íntima del individuo) sería absurdo obviar que la religión cristiana ha propiciado no pocas de las más elevadas manifestaciones artísticas. Queda fuera de discusión, por poner un ejemplo, que la Capilla Sixtina encargada por Julio II a Miguel Ángel, ennoblece y admira al conjunto de la especie humana. Nadie recuerda ya al sangriento Papa, pero Miguel Ángel vivirá por siempre. Es el caso, único en todo el mundo, de la Semana Santa de Valladolid, que por unos días ve sus calles recorridas por algunas de las más extraordinarias esculturas renacentistas y barrocas. Este 'museo andante' que sobrecoge con su desgarrada belleza, devuelve a una ciudad maltratada en la conservación de su patrimonio por siglos de nefasta especulación, todo el esplendor de antaño en una suerte de onírica regresión, gracias a que iglesias, conventos y museos abren sus puertas y dejan procesionar sus tesoros. Ya en el libro Fastiginia (1605), el viajero portugués Tomé Pinheiro inicia su relato con una pormenorizada descripción de los soberbios pasos, alguno de los cuales todavía hoy repite anualmente (salvo pandemia) su recorrido. La importancia de Valladolid durante aquella época de inigualables logros artísticos propició la acumulación obras maestras de artistas como Juan de Juni y Gregorio Fernández. Después, la propia ciudad y sus habitantes han propiciado esta suerte de milagro de pervivencia. Y aunque no negaremos que la Semana Santa no es privativa de esta sobria urbe castellana, sí nos atrevemos a afirmar que la experiencia de ver pasar junto a nosotros, en medio del silencio nocturno solo roto por el estremecedor batir de los tambores, un grupo escultórico de G. Fernández, es algo inolvidable. Intuimos entonces el sentido de la trascendencia que inspiraba a aquellos artistas españoles, y merced a ello compartimos su tormento y su éxtasis.