• José Ignacio Delgado

Ojos cerrados



Detiene la voz homicida mano

(tronante desciende desde su altura)

al padre feroz que del hijo abjura

por mostrarle su fe a un dios arcano.


Horror abandera el rostro de anciano,

río de sangre fluirá con ternura,

filo acaricia la amada figura,

“No más tomaréis su nombre ya en vano”.


El árbol talado cayó sin lamento,

cien años sus hojas cantaron al cielo,

el hacha su filo de acero mantiene.


Escorzo terrible, eterno momento,

virutas de roble ocultan el suelo,

la gubia de Alonso el tiempo detiene.



-Soneto inspirado en "El sacrificio de Isaac" (1526, A. Berruguete)-

(Museo Nacional de Escultura - Valladolid)




Estampas urbanas: "Ojos cerrados"

Taller de Alonso Berruguete (calle San Benito, Valladolid)

© de la imagen: 2021 José Ignacio Delgado

© del texto: 2021 José Ignacio Delgado