• José Ignacio Delgado

Canciones eternas

"Heartbeat City": The Cars ("Hearbeat City-1984)


Aun consciente de la distancia que separa al personaje real (que casi nunca nos es dado conocer) de su imagen pública, no negaré la profunda simpatía que siempre sentí por Ric Ocasek. En 1985 yo era un atribulado adolescente que apenas se enteraba de qué iba la vida (creo que me he quedado anclado para siempre en ese perplejo estado larval...), cuando una mañana me senté frente al televisor para ver aquel desfile de ególatras con (supuestos) fines filantrópicos que fue el concierto Live Aid. En otro momento podremos hablar de la portentosa performance de Queen cerrando aquel lustroso evento, pero de la sesión matutina me encantó la breve, perfecta, actuación de The Cars. Sobrios de vestimenta y en su forma de estar en el escenario, ajenos al "subidón" de muchos otros de sus colegas frente a un auditorio multitudinario (son tan irritantes esos intentos de "comunión espiritual"...). Pareciera que tocaban entre amigos en un pequeño club de Boston, con un sonido rotundo y preciso, de nuevo en contraste con el general ambiente del "todo vale si es por una buena causa" (Bono, Bob Geldof...). Y luego esa increíble canción que guardo en la memoria como uno de los himnos de la banda sonora de mi vida: "Heartbeat City".

Ocasek era un compositor de gran inteligencia y sensibilidad. En compañía de su amigo Benjamín Orr, encontró la 'fórmula americana' que serviría de espejo a la New Wave inglesa. Gracias a ello editaron una estupenda serie de discos, alegres y melancólicos (en la adolescencia ya intuimos que esos conceptos siempre irán unidos) que envejecen de maravilla. Me encantaba, además, el peculiar aspecto aviar de Ric que acentuaban sus imposibles peinados, y su forma tan seria de cantar. A los feos del mundo nos consuela ver a tipos como él triunfar a base de talento y perseverancia. Y por si fuera poco enamoró a la guapísima Paulina Porizkova.


Escuchar de nuevo esta canción sabiendo que Ric ya no está en este mundo, tiñe el momento de cierta nostalgia brumosa...




Heartbeat city


Oh ciudad palpitante aquí estamos pulgares arriba señalan los días felices nadie podrá vencernos ahora que Jacki ha vuelto a la ciudad

Me alegro de que lo hicieras no puedo quejarme Oh Jacki qué te entretuvo tanto tiempo si solo eran unas vacaciones Oh Jacki qué te ocupó tanto tiempo pensé que conocías el camino

El zumbido eléctrico nunca duerme y todo lo que necesitas es cuanto tienes hay un lugar para cada uno bajo el dorado sol de la ciudad palpitante Oh Jacki qué te entretuvo tanto tiempo en solo unas vacaciones Oh Jacki qué te ocupó tanto tiempo creí que conocías el camino

Sabes, me alegro que lo hicieras no puedo quejarme te eché tanto de menos cuando cogiste aquel tren Oh, Jacki...