• José Ignacio Delgado

Canciones Eternas

"Warm wet circles": Marillion (Clutching at straws, 1987)

Durante otra vida, felizmente olvidada, quien esto escribe trabajó en el refuerzo de un túnel de autovía. Inacabables turnos de noche fijando aquellas grises, eternas, curvas paredes (creo que Borges o Kafka las hubieran tomado como uno de sus ejemplos de lo infinito y la pesadilla). Cuando al amanecer volvía a mi apartamento solía escuchar, hasta que me quedaba dormido, "Clutching at straws" de Marillion, bellísima obra sobre todo tipo de adicciones (alcohol, sustancias, amor...) escrita por ese poeta de lo oscuro que responde al nombre de Fish. Ha pasado el tiempo, envejezco, pero me consuela no haber perdido la capacidad de seguir sintiendo emoción ante ciertos regalos de la vida. Como la hermosa y triste "Warm wet circles".



Warm Wet Circles: Hay avenidas donde los borrachos se ofrecen

a la soledad como una galería de maniquíes,

donde el ceremonioso paseo culmina

frente al escaparate de una joyería

y se finge un silencio casual,

tenso interludio romántico,

hasta el momento de volver a casa en silencio.


En el billar el jugador se apoya en el taco,

esta noche el héroe cobra sus deudas.

Una luna de miel apostada a una carambola

mientras ella consulta los folletos turísticos,

subrayando el nombre de su ciudad,

invitando a sus amigas a otra ronda,

riéndose del mundo hasta que el barman limpia

los húmedos y cálidos círculos. He visto quinceañeras como luminosas polillas,

sobadas mariposas de colegio,

flirtear en el resplandor de cabinas telefónicas,

planificar bodas de blanco con sus corazones desencantados,

arrebatadas declaraciones de amor

sobre las cortantes telarañas de cristal

escritas con pintalabios robados.

Compartir cigarrillos y experiencias

con sus sonrientes y celosas confidentes,

dibujar, llenas de fe, el nombre de él con dedos de uñas mordidas

sobre la humedad condensada en el cristal,

lágrimas que llorarán mientras se desvanecen

las luces del autobús tras el último adiós adolescente. En un húmedo círculo cálido. Como el beso de una madre sobre tu primer corazón roto

un húmedo y cálido círculo. Como el agujero de un balazo en Central Park,

un húmedo y cálido círculo. Yo siempre me rendiré a los húmedos y cálidos círculos. Se desviste nerviosa sobre el escenario del cabaret de Fedra,

dándolo todo antes de que sea demasiado tarde. Permitirá que la lengua de su amante se mueva

en un húmedo y cálido círculo,

ofreciendo todo sin mostrar vergüenza. Dejará que su madre la bese en su primer corazón roto. Un húmedo y cálido círculo,

comprenderá que solo está interpretando su papel

dentro de un húmedo y cálido círculo.