• José Ignacio Delgado

El tratado de Londres

Se ratificó en Valladolid en 1605

The Somerset House Conference, 1604 (autor desconocido) National Portrait Gallery


La famosa visita de la embajada inglesa a Valladolid en 1605, profusamente descrita por Tomé Pinheiro en "Fastiginia", tenía como principal objeto la ratificación del tratado de paz firmado un año antes en Londres. Inglaterra y España llevaban décadas sumidas en una costosa guerra iniciada por Felipe II e Isabel I. Tras su muerte, los herederos Felipe III y Jacobo I, coincidentes en una 'visión geoestratégica' más conciliadora, decidieron poner fin a las hostilidades. En sus líneas principales, el tratado recogía el reconocimiento por parte de España de la monarquía protestante, así como el compromiso de Inglaterra de interrumpir su apoyo a la rebelión en los Países Bajos. La paz duró hasta 1625.


Los 'seiscientos herejes' llegaron a Valladolid en una imponente comitiva encabezada por Charles Howard, Duque de Nottingham (vencedor de los españoles en el desastre de la 'Invencible'). Al coincidir la visita con el reciente nacimiento del heredero del trono español, Felipe III y el Duque de Lerma quisieron 'enmarcar' la ratificación del tratado dentro de las grandes festejos que por entonces tenían lugar en la ciudad. El objetivo era deslumbrar a los ingleses con la magnificencia de la corte española y su elaborado protocolo. La ceremonia tuvo lugar el 9 de junio en el gran salón de trono, recientemente construido, donde también se celebraría la mítica mascarada en honor de los ilustres invitados.


Volviendo la atención al cuadro de autor desconocido que da fe de la firma del tratado en Londres en 1604, en la parte derecha se sitúa la delegación inglesa. El segundo (contando desde la ventana) es el Almirante Charles Howard. Frente a él, Juan de Tassis, Primer Conde de Villamediana y padre del famoso poeta de mismo nombre. (Este último aparecerá citado en Fastiginia en varias ocasiones como ejemplo de esplendor y elegancia durante los grandes festejos de Valladolid, incluyéndose además alguno de sus sonetos).