• Cascanueces

Elogio del Horizonte

Escultura de E. Chillida.

Cerro de Santa Catalina (Gijón).


Es fascinante el poder de evocación de un instante suspendido, que narra el devenir de un espacio mítico: Siglos de historia, el poderoso entorno natural y urbano; la trascendente obra artística.... El Cerro de Santa Catalina ya fue en época medieval enclave defensivo (la subida de la marea lo aislaba de tierra firme), y más tarde la atalaya a partir de la cual creció el puerto de Gijón. En 1990 se solicitó de Eduardo Chillida un monumento emblemático que culminara el proceso de remodelación del Barrio de Cimavilla. El resultado, como otras obras del escultor, proponía un diálogo de profunda significancia con el entorno.

La majestuosa imagen corresponde al fotógrafo gijonés Miguel Prado.