• Cascanueces

Eraserhead


Que en Cascanueces siempre 'estamos en obras', mejorando y tratando de mejorar nuestro servicio, es algo que conoce bien nuestro cliente. El impulsor, sobra decirlo, es nuestro colega y director Javi, a quien bien puede aplicarse la letrilla de Quevedo sobre el rey Palomo. Ahí lo tenemos encaramado a la escalera, con la cabeza en las nubes...

(Fotografía #Montse Vinayo)




Francisco de Quevedo

Letrilla Satírica III


Después que de puro viejo caduca ya mi vestido, como como un descosido, por estarlo hasta el pellejo. No acierto a topar consejo que pueda ponerme en salvo contra un herreruelo calvo y una sotana lampiña, que, cuando mejor se aliña, me descubre todo el lomo. Yo me soy el rey Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.

Si va a decir la verdad, de nadie se me da nada, que el ánima apicarada me ha dado esta libertad. Sólo llamo majestad al rey con que hago la suerte. No temo en damas la muerte tanto como en un doctor: que las cosas del amor como me vienen las tomo. Yo me soy el rey Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.

Para mí no hay demasías ni prerrogativas necias de los que se hacen Venecias sólo por ser señorías. En mi mesa las Harpías mueren de hambre contino; pídola para el camino, si me despide mi dama; mas, si a mi ventana llama, después de comer me asomo. Yo me soy el rey Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.

Entre nobles no me encojo, que, según dice una ley, si es de buena sangre el rey, es de tan buena su piojo. Con nada me crece el ojo, si no es con una hinchazón. Más estimo un dan que un don; y es mi fuerza y vigor tanto, que un testimonio levanto, aunque pese más que plomo. Yo me soy el rey Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.