• José Ignacio Delgado

Locus Amoenus


Creo que la imagen ilustra a la perfección algunas de las razones por las que me gusta vivir en una de nuestras "ciudades invisibles". Para alguien que proviene de una metrópoli descomunal, continuamente desbordada por sus propios límites, la posibilidad de desplazarse a escasos diez minutos de casa y montar su pic-nic literario en lo profundo de un pinar es un auténtico privilegio. En esta ocasión, para concluir los cuentos completos de V. Navokov con el preceptivo Vodka-Martini, sandwiches de pepino, y huevas de salmón.


Estampas Urbanas: "Locus Amoenus"

Algún punto junto al Sendero de la Legua (Valladolid) - septiembre 2019.

© José Ignacio Delgado.