• José Ignacio Delgado

Soneto a Notre Dame

Hoy, las ciudades invisibles lloran.


Soneto a Notre Dame:


Con danza macabra y febril espanto

tiznando la faz del último bardo,

quince de abril que naciera Leonardo,

lenguas de fuego aullaron su canto.


Hundiose la flecha en un mar de llanto,

flamígero el gallo, mortífero el dardo,

lirios de plomo trocados en nardo,

cenizas y estrellas fueron su manto.


Faro de Europa, sagrado cimiento,

nido de gárgolas y un jorobado,

no pudo el bárbaro verte vencida.


Firmes las torres, campanas al viento,

el Sena feliz corriendo a tu lado,

aún te veré cual Fénix surgida.


©2019 José Ignacio Delgado